La importancia del nacimiento de Jesús






Jesús es Dios mismo encarnado (Jn 1:14; Ga 4:4; Fil 2:7; 1 Ti 3:16; 2 Jn 7). Dios Padre utilizó a María como el medio para llevar a cabo la encarnación de Jesús, y por el cual él adquirió la naturaleza humana (Mat 1:18-25). María concibió a Jesús por obra sobrenatural del Espíritu Santo siendo aún ella virgen, a esto se le conoce como el nacimiento virginal (Lc 1:34-35). Fue el medio usado por Dios para combinar perfectamente la deidad y la humanidad en la persona de Cristo.

¿Por qué es importante el hecho de que Cristo es totalmente humano?

I. Para representarnos

Jesús fue totalmente humano pero sin la herencia del pecado (Jn 8:46; 1 Pe 2:22). Cristo vino a la tierra para hacer lo que ninguno de nosotros ha podido: Obedecer al Padre de manera perfecta. Jesús enfrentó las mismas pruebas que Adán y Eva en Edén cuando fueron tentados por satanás (Mat 4:1-11; Lc 4:1-13), pero a diferencia del primer Adán, Cristo como el segundo Adán resultó victorioso.

Así como en Adán todos hemos desobedecido a Dios, Jesús es “el segundo Adán” quien obedeció perfectamente a Dios y es representante de todos aquellos que creen en él (Ro 5:18-19; 1 Cor 15:45, 47).

II. Para morir en nuestro lugar

Si Jesús no hubiera sido hombre, no podría haber llevado el castigo justo que nosotros merecíamos. Cristo necesitaba una naturaleza humana para poder morir ser un sacrificio expiatorio por nosotros (He 2:17; Fil 2:8).

III. Para interceder por nosotros

Al estar lejos de Dios por causa del pecado, necesitamos un mediador que pueda representarnos delante del Padre, alguien con nuestra misma naturaleza. La Biblia presenta a Jesús como el único mediador entre Dios y los hombres (1 Ti 2:5). Ahora él está a la diestra del Padre y vive para interceder por los suyos (He 7:25).