Afecto fraternal y amor


Descargar




Recordamos que es de la fe de donde fluye todos estos atributos. Debemos añadir a nuestra fe no para ser salvos sino para demostrar una fe verdadera. Pedro nos describe los elementos que debemos añadir a nuestra fe. Todo esto es posible por todo lo que Dios hizo por nosotros, y que menciona desde el versículo 1.

I. Afecto fraternal

La palabra traducida es una sola palabra en Griego: Filadelfia. Cómo la antigua ciudad de Filadelfia, que según la historia fue fundada por dos hermanos que se amaban. Viene de dos palabras griegas: fileo (amor) y adelfo (hermano), o sea, amor de hermanos. Esta palabra no se utilizaba en la iglesia sino en el mundo secular. describía la relación y el afecto entre hermanos carnales. Se compartia con un grupo muy selecto de personas, un amor que se extendía a personas de mi propia sangre.

Sin embargo en la Biblia vemos aplicada la Filadelfia para los hermanos de la fe. ¿Cómo se puede tener un afecto fraternal con aquellos que no son hermanos físicos? ¿Cómo podemos amar a alguien que no conocemos? La palabra fileo (amor) viene de la raíz griega fílos (amigo). Habla de personas con las que existía un lazo especial, y por esta razón se desarrollaba un afecto con estas personas.

Hoy en dia podemos ver lazos que se desarrollan con personas y aunque no son de nuestra familia, los consideramos como hermanos. Tal vez un lazo que nos une con otras personas son la distancia (Vecino, el amigo de la cuadra). Otro lazo que compartimos es el lazo del trabajo, tenemos una relación continua con esas personas. Podemos verlo también en la escuela, la iglesia, los deportes, etc.)

Sin embargo la filadelfia no sólo era un afecto sino que implicaba también un compromiso con aquellas personas con las que se compartía el afecto fraternal. ¿Qué responsabilidades debe haber en un lazo de amistad? (Mat 11:19; Luc 11:5-8; Luc 15:6; Jua 15:15; Hch 27:3)

– Mat 11:19 “Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos”. ¡Amigo de publicanos y pecadores! ¿Por qué las personas relacionaban a Jesús como un amigo de estas personas? Lo amigos pasan tiempo juntos.

– (Luc 11:5-8) “Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite”. ¿Qué podemos aprender de los amigos? ¡Apoyo! No importa la hora, o lo complicado de alguna petición. También vemos que los amigos se conocen en las tribulaciones. Un amigo no siempre está su lado, pero siempre estará dispuesto cuando usted lo necesita. También vemos la confianza de llegar a cualquier hora para pedir un favor.

– (Luc 15:4-6) “¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido”. ¿Qué hacen los amigos? ¡Festejan juntos! Es un privilegio saber que alguien pensó en ti para invitarte.

– (Jua 15:15) “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”. ¿Cómo se desarrolla aquí la relación de amista? Abiendo su corazón y platicando cosa personales.

A veces lo que nos une son lazos superficiales. ¿Cuál es el verdadero lazo que nos unen como hermanos en la fe? Ro 12:4-5 El lazo más fuerte en nuestra vida cristiana es el lazo de nuestra unión con Cristo. Hay una relación especial y debe haber una relación de afecto hacia aquellos que son la familia de la fe. “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros” (Rom 12:10). Como cuando conocemos a algún creyente de otra parte. Aún cuando no le conocemos, nos tratamos como si nos conociéramos. Amar a otros como si fueran nuestros hermanos

Preguntes si realmente está tratando a los hermanos igual que a un amigo íntimo o un hermano. El problema es que muchas veces hay problemas y roces incluso entre creyentes. Pudiera parecer difícil pero es posible si usted está añadiendo su fe y está creciendo en la gracia de Dios sí se puede. Por tanto nuestras amistades más íntimas no deben estar en el mundo.

Juan dice que tenemos comunión los unos con los otros, pero no porque nos guste el mismo equipo o nos guste comer lo mismo, sino que el lazo que nos une es Jesucristo. “Tenemos comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 Jn 1:3).

II. Amor

Quizás para ti es fácil pensar en amar a tus hermanos en la fe y crees que esto sólo se aplica a los creyentes en la iglesia, pero ¿Qué con aquellas personas inconversas como nuestros vecinos o compañeros de trabajo? Pedro añade la última característica de la lista y es “Amor”. La palabra amor viene de griego “agape”. Esta palabra es un sustantivo que sólo se encuentra en la Biblia.

En el tiempo de la Biblia existian otras palabras para describir el amor, como “eros” o “fileos”. Esta palabra nos habla del amor incondicional de Dios por su pueblo. Un amor que no se basaba en la atracción física o en el amor de hermanos sino en una decisión de la voluntad. El buscar el bien de otra persona sin importar el costo personal y sin importar la respuesta de la otra persona. ¡Imagínese lo difícil de amar a alguien asi! Es el mismo amor que nos mostró el Señor Jesus.

Un ejemplo de esto fue el caso del profeta Óseas a quien Dios mandó casarse con una mujer que le sería infiel. Esta mujer lo iba a cambiar por otros. Y no solo eso sino que tendria hijos y no sabría si serían suyos. Y después de que esta mujer lo engañó y se fue con otro hombre, este hombre la despreció y la dejó desamparada siendo vendida como una esclava. Oseas ahora tiene una nueva misión dad por el Señor. Ir y comprar nuevamente a esa mujer.

“La compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada. Y le dije: Tú serás mía durante muchos días; no fornicarás, ni tomarás otro varón; lo mismo haré yo contigo”. (Ose 3:2-3) El estaba dando mucho dinero por una esclava que lo había traicionado ¿se puede imaginar lo difici que es amar a una persona asi? Y hoy en dia el mundo enseña lo contrario, si no te hace algo divorciate, si no son compatibles ¡déjalo! Pero asi piensa el mundo porque no conoce el amor incondicional de Dios.

Todo esto era para ilustrarnos a nosotros el amor que Dios tiene hacia su pueblo, hacia usted y hacia mi. Jer 31:3 “…Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”. Esto se manifestó más claramente cuando nosotros siendo aún pecadores, Cristo murio por nosotros. Y ahora nosotros debemos añadir a nuestra fe, amor. Un amor incondicional como el de Dios

Muchas veces pensamos que es imposible porque pensamos como el mundo: “Si tu me amas yo te amo, si tu me das yo te doy, hoy por ti mañana por mi”. Pedro esta animando a los creyentes a amar a aquellos que son incrédulos asi como Cristo nos amó a nosotros. Pero los vecinos de aquel entonces no sólo ponían musica a todo volumen o aventaban cosas para su casa para molestarlos, sino que los vecinos de aquellos entonces lo reportaban a las autoridades si sabian que usted era cristiano. Los soldados del imperio lo saban de su casa y lo llevaban al circo romano donde usted podía ser comido por leones, quemados o torturado hasta la muerte.

Y Pedro les dice: “Ama a esta clase de personas”. Pedro menciona estas últimas dos características porque sabe que son los atributos que más reflejan a Cristo.