Sólo Dios

Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos. (Salmo 148:13)

Dios desea una adoración exclusiva de su nombre. Él no permite que nuestros corazones se deleiten en otra cosa que no sea él. De hecho es parte del nombre de Dios: ” Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” (Ex 34:14).

Cuando pensamos en “celos”, pensamos en algo negativo porque los celos que conocemos son egoístas. Sin embargo el Salmista nos recuerda que “su gloria es sobre tierra y cielos”. Dios tiene el derecho de exigir adoración exclusiva porque no hay otro ser en el universo más glorioso que Él.

Cuando amamos otras cosas o persona más que a Dios (dinero, trabajo, pareja, hijos, pasatiempos), en realidad estamos menospreciando la belleza y la grandeza de Dios. Por eso Jesús dijo que este es el primer y grande mandamiento de la Biblia: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mat 22:37). ¿Cuánto quiere Dios de mí el día de hoy? ¡Todo!, ¡todo!, ¡todo! Pues sólo su nombre debe ser enaltecido.