¿Con quién te quejas?

Delante de él expondré mi queja; Delante de él manifestaré mi angustia. Salmo 142:2

Esta semana estuve platicando con una persona y después de unos minutos me di cuenta que no me estaba pidiendo consejo, sino que sólo quería expresarme su queja.

El salmista nos recuerda a dónde podemos llevar nuestras quejas y angustias cuando dice: “Delante de Él expondré mi queja”. En vez de quejarnos de nuestros problemas con las personas, deberíamos llevar esas angustias delante del Señor.

El salmista nos dice la razón de esto en el versículo 5: “Clamé a ti, oh Jehová; Dije: Tú eres mi esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes”. Porque Dios es nuestra única esperanza, él es todo lo que tenemos y todo lo que necesitamos.

Las personas van a hacer poco con nuestros problemas, pero Dios puede hacer grandes cosas. Él ya ha demostrado ese poder en la cruz al destruir nuestro problema más grande, el problema del pecado. Así que la próxima vez que tenga una queja, recuerde llevar esa angustia con la persona correcta: Dios.